Buscar

Rolando con el Viento

Relatos viajeros, de aquí y de allá.

sombrasDueña de mi presente, creadora de mi destino, amante de mis acciones, enemiga de las decepciones, trabajadora de mis sueños, esclava de mis palabras. A veces soy esa que quiero ser, a veces soy otra. Tal vez familiar, tal vez desconocida. A veces estoy, a veces me voy, huyo, escapo, me distanció, y por ahora vuelvo. No se hasta cuando. Como mis impulsos, soy impredecible. No busco descifrarme. No soy un teorema. Soy luz, ritmo, energía, movimiento puro. Soy vida. Distinta, rigida, libre, común. Soy todo y nada. Soy siempre y nunca. Soy cada día, cada hora, cada minuto, cada milésima de segundo

 

Anuncios

Tragaba lento pero presuroso. Sus pasos insistentes no insinuaban nada para quien no se encontraba atento. Al otro lado, la casa vacía, el pueblo sin nadie. Los ruidos de los árboles resoplaban en su oido. Acercaban el temor, aún no conocido. Las figuras en la sombra lo eran todo, y por momentos no eran nada.

El reflejo se acercaba, pero el aún no distinguía. Las hojas le golpeaban el tobillo, y el viento, con su suavidad serena, le hablaba del futuro. Era mas que una premonición, era una guía, era olor que sabía a nuevo, era un sabor recién experimentado, pero se alejaba.

De pronto, el tiempo se detuvó, pero las nubes recorrían  su camino en el cielo. La luz entraba de a sorbos entre los huecos del tiempo. A trasluz no era más que eso, un rayo pedante que quería galopar a cuero suelto. Pero el tiempo seguía detenido. Ya no era una hora, sino la vida.

El mundo pasa de gris a negro.El cielo se nubla, y los relampagos acallan los susurros. Ella ya no espera su respuesta. Los gestos le explican lo que ella no quiere oir. Escucha su voz con cada expresión de su rostro, y cada movimiento se transfoma en una exclamación.

Le duele. Ronronea en su interior algo incómodo, ese algo que la saco de su concentración, de su autocontrol, y la llevo a prestar atención, a encontrar la piedra del zapato, y esta vez en el suyo.

Él no es como ella. No entiende su silencio.  La incomunicación se transforma en confusión. Ya no se entienden. Las palabras estan ausentes de ideas y las miradas… ella ya no busca su mirada. No encuentra gestos de consuelo. Todo se inmuta. El tiempo se paraliza, y aunque ella sigue en movimiento, no logra trastocar la realidad.

La rueda gira, y queda patas para arriba.

En la mañana, él la entiende o es ella quien consigue olvidar la decepción.

Esa mañana, la rueda continua.

El celular no dejaba de sonar. Cada uno estaba sometido a su mundo.Los gestos devolvían algo de lo que experimentaban allí. El estaba palido, y ella…ella como la Gioconda. El perro quieto, tan quieto que no respiraba. Pero nadie se inmutaba.

Fueron varios segundos de esta tensa calma . Guardo la taza sucia en la alacena, lavó la cuchara y se fue corriendo al baño. Ella como la Gioconda, y el perro a sus pies, quieto y frío.

De repente, abrió los ojos, acarició al perro, fue a la cocina y salió corriendo al baño.

P1110474

Era un camino sinuoso y nadie respetaba las reglas. Era de día, pleno sol de primavera. Las fresias asomaban por la ventana, y aún mantenia el hedor de los jazmines nauseabundos que le arrancó a su vecina. Todo era tan familiar que luego se transformo en real. No era testigo sino protagonista. No oía sino decía. Ya no era un sueño de heroína, sino la historia de su vida.

 

Se sentía super heroe, se sentía distinto. Nunca tomaba el tren a la misma hora, pero siempre llegaba a tiempo. Era su vida, era su vida perfecta aún a pesar de los desperfectos. Esa mañana fue distinta…se levantó y sabía que había dejado de soñar en su funeral. Todos lo lloraban pero ahora era él quien lloraba. Ya no estaba más a su lado. Había agotado su agonía, pero el llanto se le cruzaba en la garganta. Era señal de debilidad y de omnipresencia. La primera vez que apagó la luz, su mundo se convirtió en su guarida. Los malos recuerdos se borraron, pero el viento los trajo de regreso. El timbre sonó, y no tuvo tiempo de arroparse. Estaba desnudo a la orilla de la ventana, viendo como sus temores se acercaban, lo acechaban y lo dominaban.

 

Ya nunca nada iba a ser igual, y lo sabía. Tantas veces corrio a su cuarto vació y se metió en su cama, que ya sentía su calor. Veía como su sombra se acercaba, y lo contemplaba. Compartían gestos oscuros que al rato se transformaban en pequeños destellos. Se volvia a mecer en la cama, pero no soportaba… tanto calor, tanta realidad. Ese día, logró tomar el envase y resucitar en su contenido

Visita Carenero

Playa Carenero

 

Isla Colon, Bocas de Toro

Perotá Chingó en Plaza Almagro.

¿Querés escuchar buena música en Vivo en Buenos Aires?

Si es así,  mañana, sábado 30, no te pierdas el show de Perotá Chingó en el Festival Efímero de Teatro Independiente en Plaza Almagro, Sarmiento y Bulnes, a las 17.30 horas.

Mirá y disfrutá “Rie Chinito” acá.

 

Perotá Chingó es una mixtura alegre de ritmos y estilos de distintos autores. Nació a dedo por Uruguay  en 2011, como un dúo vocal de  Dolores Aguirre y Julia Ortiz. Con el tiempo se sumaron al proyecto Martin Dacosta en percusión y Diego Cotelo.

 

“Imagina la Paz” Yoko Ono, MALBA, Buenos Aires.

P1100692
 Yoko Ono en MALBA

WordPress.com.

Subir ↑